◀ All Blog Posts

cosas que hago cuando estoy sufriendo

By Ivana Nedelchev

WED SEP 01, 2021

Ayer fue uno de esos días con el ánimo un poco bajo. Estaba todavía cansada del relajante paseo de finde por un pueblo a una hora casa. Sólo que al final del paseo choqué el auto contra un muro y reventé el vidrio de atrás del auto...grrrr
En otro momento de la vida me hubiera enojado más y por más rato; conmigo, con el muro, no sé, con la vida.
Pero eso no quita que me estresé por el impacto, los vidrios rotos y tener que encontrar una solución en un lugar bastante remoto. Si alguien me escuchó decir @#$%&! en mi característico uruguayo quizá se rió y eso me alegra.
En la ferretería me vendieron cinta y nylon y arréglate como puedas. Eso es lo que hice. Emparché el agujero y seguí mi recorrido. Me quedó bastante bien ;) Por lo general es en momentos así en que la libertad de la soledad me pesa un poco. 
Algo muy lindo además de encontrar más comodidad en el cuerpo, es que la práctica conscientes como yoga nos ayudan a reconocer sensaciones físicas (tensión, relax, respiración corta, sudor) y también nuestras emociones (frustración, tristeza, ansiedad, etc) Podemos usar ejercicios simples para suavizar, regular esas emociones y salir de la narrativa interna que luego de un rato ya no nos sirve (el famoso soltar, peor que sin sentir lo feo antes es bastante difícil soltar)
Aquí te dejo algunas cosas que hago “cuando estoy sufriendo”. Toma lo que te sirva la próxima vez que te frustres o te sientas ansiosa.
  • salir a caminar al ritmo que mi cuerpo elija y sin ruta por 10 o 15 minutos. Cambia la jugada mental automáticamente
  • hacer meditaciones de 5 o 10 minutos enfocándome en las sensaciones del cuerpo y la respiración 
  • hacer relajaciones musculares progresivas y dormir una siesta de 20 minutos
  • escribir o pintar por unos minutos cómo me siento (no importa que sea inteligente lo que escribo ni lindo lo que pinto) 
La práctica de vivir con atención e intención, nos invita a reconocer cómo nos sentimos, aunque no siempre sea lindo. En vez de evitarlo o emparcharlo como al auto, podemos sentirlo, observarlo, reconocerlo y hacer cosas más suaves que nos hagan mejor a largo plazo.
Recordándonos también que no sentirnos siempre al 100% es lo más normal y parte de la experiencia humana. Ojo, no siempre podemos responder con lo que nos hace mejor y eso también es normal. El camino es la práctica.
Me encantaría saber qué haces tú para suavizar las emociones no tan gratas. También cuéntame si te gustaría un lugar para hacer prácticas de movimiento y bienestar juntas. Si te sirve lo que escribo, me ayudas compartiéndolo con tus amigas?
Con amor y hasta la próxima,
Iva