“Siempre me pongo nerviosa antes de hacer algo nuevo porque no sé si el ambiente será amigable, pero tan pronto como entré a tu clase me sentí bienvenida.

Definitivamente mi postura ha mejorado. Solía ​​encorvarme mucho. Ahora me encuentro sentada o caminando con la espalda recta y fuerte, algo que nunca antes había sentido. También me siento más fuerte en mi cuerpo. Siento que crecí espiritualmente , me siento más fortalecida internamente. El yoga es un buen recordatorio para ser amable conmigo misma. !Tu estilo de enseñar es buenísimo!

Me gusta cómo invitas a todos los niveles, pero también desafías a los estudiantes de una manera amable. Definitivamente aprecio tus observaciones y comentarios durante la clase, te hace muy humana y hace que el ambiente sea acogedor.

Por supuesto, recomendaría tus clases. Como he dicho, creas un ambiente acogedor que desafía a los estudiantes de una manera amable.

Solo quiero agradecerte , por invitarme a la práctica. Has sido una gran instructora”

Dulce P